Fernando del Collado

" En televisión, ni antes ni ahora, se hace lo que se quiere, sino lo que se puede "

José Luis Barcelona

JOSÉ LUIS es un vital comunicador nacido en Borja -Zaragoza- y residente en la ciudad más ideal acorde con su apellido: Barcelona.

Con setenta y dos años piensa que, "son los demás los que se hacen mayores y es su carnet de identidad el que es viejo".

Últimamente se dedica a hacer lo que más le gustaba cuando era un chavalín de tan sólo seis años en la Academia de Bellas Artes de Zaragoza : pintar .

Afable, cercano y cariñoso, no le ha importado que hoy le entrevistemos para hablar de esa otra actividad que le tuvo ocupado durante esos años intermedios: ser el primer locutor de TVE en Barcelona-Miramar, presentador de multitud de programas como "La rueda gira"," Musical 14,30 , los telediarios y el célebre "Reina por un día".

José Luis es un ejemplo a seguir por las nuevas generaciones de la profesión porque con su humanidad experiencia y gran sentido del humor, siempre tendrá una palabra amable o una solución práctica a cualquier cuestión que se le plantee.

José Luis siempre estuvo de acuerdo con aquella máxima de Groucho Marx que decía:

"La televisión es cultura. Cuando un programa no te gusta puedes leer un libro".

 

F: ¿Te has sentido alguna vez rey de la televisión?.

J.L: No, no yo he sido un paje. Los reyes de la televisión y la radio han sido Federico Callo, Joaquín Soler Serrano. Juan Viñas, Matías Prats...Mis maestros, que han sido los mejores.¿Te imaginas Fernando que durante cuatro años trabajé en un programa de radio presentado por Soler Serrano y dirigido por José Joaquín Marroquí y yo en medio?

 

F: "Reina por un día" fue un icono en su tiempo. 

J.L: Pues sí, la verdad es que fue un boom, el primer reallity show que se hizo en España. Un fenómeno sociológico del cual nosotros éramos parte. Nos sentíamos como amigos del espectador entendido como uno. No pensábamos en grupo porque en televisión hay que hablar a una persona de forma individual, nunca se sabe quien te está viendo los domingos por la tarde toda la audiencia estaba pendiente del televisor. Los lunes por la mañana casi no podía salir a la calle. O me felicitaban por la reina escogida o me reñían porque no les había gustado. Es curioso, aún hoy me paran por la calle, me saludan y me comentan el programa... Hoy día, sin embargo, pienso que hay un divorcio entre el espectador y la televisión. La gente no acaba de decidirse por romper definitivamente con la televisión, sufre viendo la televisión, pero ve la televisión. El público se siente frustrado. La televisión les ha fallado y sin embargo la ven. 

 

F: Tu compartiste con Mario Cabré la presentación de" Reina por un día". En aquel tiempo Mario estaba en la cumbre de la popularidad guapo, actor, torero, sin embargo tu dominabas más el medio que él. 

J.L: La verdad es que mi encuentro con Mario fue una de las cosas mejores que me pasaron en la vida. Mario era un personaje irrepetible, un hombre de una calidad humana fuera de serie, un gran profesional. Aunque se le ha criticado mucho porque se hablaba de él en un tono peyorativo ya que era muy polifacético. La verdad es que todo lo que hacia lo hacía con amor y con un tremendo entusiasmo.

Nos conocimos en "Club Miramar", un programa que se realizaba en los jardines de TVE en Barcelona y que yo presentaba solo. Hasta que los directivos me dijeron que sería conveniente que me acompañara un personaje popular como Mario Cabré en aquel entonces super.. .super.. .super famoso". Yo accedí encantado aunque, esperaba encontrarme un personaje prepotente, soberbio... nada más lejos de la realidad. Vi a una persona abierta, sencilla que me confesó con toda la humildad del mundo que no tenía ni idea de televisión, que se ponía en mis manos y me dijo: "Dime que tengo que hacer. Yo soy un parvulín. Tú eres mi maestro, dame la alternativa".De ahí nació una gran amistad, eso era en 1959. 

En el año 1964, el productor Jorge Leman ofrece a TVE la posibilidad de realizar un programa que se hacía en EEUU, con gran éxito, llamado "Queen for a day" -"Reina por un día"-con el formato de dos presentadores. Buscaron aquí el perfil de los dos americanos. Uno que fuera el guaperas, amable, cordial, elegante y el otro que hiciera el contrapunto más informal, más festivo, poco serio. Y así fue. Éramos como un par de payasos. Mario era el listo y yo el tonto y además encantado de hacer el payaso, de hacer el tonto. Así nació "Reina por un día". Estuvimos un año y pico trabajando juntos y con Mario no hubo ningún problema. Es más, cuando se montó una gira por Andalucía, en una de las ciudades, uno de los encargados de hacer los afiches en los carteles se equivocó y puso primero mi nombre y segundo el de Mario. En enseguida me dijeron que iba a provocar el enfado de mi compañero y yo les dije que no , que seguro que eso para el torero no tendría ninguna importancia y así fue. En cuanto vio el cartel dijo que "el matraquito tiene que ir delante de mí" .Eso de matraquito es porque en Aragón el matraco es un buenazo, alguien de quien te puedes fiar.  

F: Pero en la profesión no se te conocía como "matraquito" sino como el "tío averías". 

J.L.:Aquella fue una etapa digna de recordar. Pertenece al túnel del tiempo. Barcelona y Madrid estaban unidas por siete enlaces herzianos y a cada uno de ellos se les tenía que dar la vuelta para recibir la señal de una u otra ciudad y saber así que estábamos en emisión. Continuamente esos enlaces tenían problemas mecánicos o al encargado se le había olvidado tocar el mando oportuno. De ahí que, muy a menudo, salía un rótulo que decía,- "Rogamos disculpen esta interrupción y permanezcan atentos a la pantalla. Gracias". Entonces me tocaba salir a mí con mi mejor cara y mi mejor sonrisa para decir que les teníamos que ofrecer un programa de emergencia. Claro, salí tantísimas veces disculpándome que un crítico de prensa publicó: el "tío averías" nos volvió ayer a sorprender con la noticia de que el enlace con Madrid no funciona correctamente".De ahí salió lo de mi apodo de "tío averías" que lo he arrastrado durante muchos años. 

 

F- Matías Prats que hace poco nos ha dejado fue uno de tus maestros. 

J.L.:Matías era un hombre orquesta en la radio y en la televisión porque lo hacía todo y lo hacía muy bien. Poseía el mayor caudal de palabras y expresiones que se pueden encontrar. Además tenía una gran cultura .Una voz absolutamente radiofónica y muy convincente. Era una gran persona. Tenía una gran amistad con él. Mi primer contacto en Prado del Rey fue con Matías y con Jesús Álvarez que eran unos monstruos de la tele. Lo que me gustó de Matías fue una frase que me dijo: "Haz amistad con el diccionario muchacho, haz amistad con el diccionario" .Resulta que él tenía uno etimológico que consultaba continuamente y por eso podía utilizar esos malabarismos con la palabra. Actualmente tengo tres diccionarios en casa y cuando alguien me pide consejo para presentar en la tele siempre digo lo mismo, que se compre un diccionario etimológico y un diccionario general para enriquecer el vocabulario porque en definitiva la palabra es el instrumento del locutor y presentador

He sentido mucho la muerte de Matías .Era un hombre muy especial. En una ocasión me llamó a las dos de la madrugada para pedirme datos sobre el color del traje de torero que llevaba mi sobrino en una corrida que había toreado en Madrid. Me dijo que estaba actualizando su fichero. Debía tener el fichero más impresionante de la profesión.

Matías Prats, Jorge Arandes, Federico Gallo, Juan Manuel Soriano -un ídolo para mi de la radio- , Joaquín Soler Serrano todos ellos fueron mis maestros y fundamentales en mi vida ya que de todos aprendí. Cuando recuerdo a todos ellos pienso lo que se ha perdido en el terreno profesional porque ahora aunque queda un Luis del Olmo ,un Iñaki Gabilondo o un Fernando del Collado -aún quedan locutores- pero yo recuerdo con mucho cariño y mucha admiración a todos aquellos personajes.

F: Aparte de estar a régimen para salir en la tele. ¿Había que ser del Régimen para salir en la tele en aquellos años? 

J.L: No se como contestarla, si en serio o en broma. Es como si me dijeras que estamos jugando al tenis y de pronto viene un señor con un balón de fútbol, y claro piensas ¿qué hago con un balón de fútbol en un campo de tenis?.  Bueno, pues es igual. Estábamos en un campo de tenis, con una pelota de tenis y con unas raquetas y, jugábamos a lo que podíamos hacer. En televisión ni antes ni ahora no hacíamos ni se hace lo que se quiere sino que se hace lo que se puede. Yo nunca en televisión he hecho lo que quería hacer, siempre he hecho lo que podía hacer pero, observo que no sólo se refiere a la época del régimen que tu hacías referencia sino que en la actualidad pasa lo mismo. Hay profesionales que a micrófono cerrado piensan lo mismo que yo y no están haciendo lo que quieren. Volviendo a tu pregunta pienso que, efectivamente estábamos a régimen y hacíamos lo que podíamos y no lo que queríamos pero creo que lo hacíamos con mucha dignidad.

 

F: ¿Te imaginas a esos grandes maestros Federico Gallo, Matías Prats, Soler Serrano...José Luis Barcelona trabajando en la tele actual ?. 

J.L : Yo lo veo difícil por una razón y además lo cuento siempre que tengo oportunidad. Cuando dejé de presentar programas y Juan Antonio Sáenz Guerrero me ofrecieron dirigir y hacer el guión del programa "Tot i més" (Todo y más). El título no les convencía, pero mira por donde la revista Lecturas lo adoptó para insertar las páginas en catalán. Total, que ese programa hoy día estaría prohibido porque era un programa magazine de tarde que lo presentaba Silvia Tortosa y se me ocurrió ni más ni menos que poner un espacio dedicado a la poesía en el que recitaba Arsenio Corsellas, otro a la música donde un cuarteto interpretaba un movimiento de música clásica, teníamos un apartado para los libros y ¡como no! para la pintura. Ah...y un espacio dedicado a la cocina cuando en aquella época aún no había ningún espacio dedicado a la cocina.. .¡fíjate lo que ha sido luego el tema de la cocina!.Era un programa limpio .Ahora hablar de todos estos temas: poesía, música o pintura es como un sacrilegio, me mirarían como un bicho raro. Propongo un programa así al jefe de programas y duraría en su despacho 20 minutos porque, la patada que me daba en el culo me enviaba directamente a la calle. Volviendo a tu pregunta creo que no entraríamos en el tema de la telebasura, ni la palabrota ,o la falta de educación.. .no..no, seguiríamos siendo como éramos entonces, con nuestro estilo de personas correctas y educadas y con un cierto conocimiento del lenguaje.

 

F: Hay un momento en tu vida profesional, a principios de los años noventa, en el que publicas el libro "Tú puedes salir en la tele", en el que criticas lo que ves. Hay mucho humor y al mismo tiempo ironía. 

J.L: En ese libro lo que yo traté ¡imbécil de mí!... porque, vamos, no se le puede ocurrir a otra persona más que a mí escribir un libro para explicar a los demás cómo deben actuar en televisión o como deben salir en televisión, El libro tuvo un éxito relativo por no decir ningún éxito. Bueno la parte anecdótica sí pero, no la parte didáctica que yo creí que pudiera tenerlo y es que he llegado a la conclusión que la gente que va a la televisión no le importa lo mas mínimo hacerlo bien, hacerlo mal o regular. Ellos van a su rollo y ya está. Y cada vez más. He sido profesor en una escuela de presentadores y presentadoras de televisión durante ocho años y procuraba explicarles estas cosas y venderles el libro y ni siquiera los alumnos lo compraban.

 

F: Actualmente ¿ves programas como Gran Hermano o La granja? 

J.L: Pues no, definitivamente no los veo. Alguna vez había pasado con el zapping pero, es que ahora ni siquiera eso porque no me gustan este tipo de programas. Pero todavía me repele mucho más, y ahí si que soy intransigente, es ese otro tipo de programas del corazón en el que se ponen todos a parir y donde se cuentan las bajezas mas deleznables y donde se hablan de cosas absolutamente privadas pero que las cuentan delante de todo el mundo con una falta de decoro y de. ..por ahí no paso y sobretodo cuando salen personas o personajillos que se dicen periodistas eso no. Me parece que es una mentira y está fuera de mis coordenadas. Veo muy poca televisión y no voy a caer en el tópico de que veo los documentales de la 2 y esas cosas pero lo cierto es que veo poca tele. Me quedo con algunas películas de Canal + porque no ponen publicidad y con los informativos de Antena 3.